En el momento de escoger un aislante térmico para techos, debemos tener en cuenta ciertos factores. Existen diferentes tipos de aislantes térmicos, en función de la zona donde se vayan a instalar, pero también en función de las características de la casa. Hoy te hablamos sobre todo esto.

Cuando pensamos en el aislante térmico para techos, hablamos de una reforma de diferentes magnitudes en función del tipo de vivienda y de los materiales de construcción del techo.

Ventajas del aislante térmico para techos 

El aislamiento térmico tiene grandes ventajas para una vivienda. La búsqueda de la eficiencia energética está incrementando el interés por mejorar el aislamiento de esta, teniendo en cuenta diferentes zonas donde instalarlo, independientemente de que se trate de una vivienda unifamiliar o de un piso en una comunidad de vecinos.

Ahorro en las facturas energéticas

Una de las principales ventajas de instalar el aislante térmico para techos y otras zonas de la vivienda es que el ahorro en las facturas energéticas se incrementa considerablemente. 

Con un buen aislamiento hacemos que conseguir la temperatura ideal en casa sea más sencillo, además no se pierde energía, que de otra manera podría salir de la vivienda. Se puede llegar a ahorrar hasta un 70% más de energía.

Beneficios para el medio ambiente

Está más que demostrado que un buen aislamiento térmico en casa ayuda a disminuir las emisiones de CO2 a la atmósfera. La eficiencia energética de la que tanto se habla actualmente no solo va de ahorro personal, sino de frenar el cambio climático incorporando medidas que ayuden a disminuir la contaminación.

Mayor confort en el hogar

Un aislante térmico bien instalado, sea en el techo, las paredes, el suelo o los vanos de la casa, consigue una sensación de confort durante todo el año, tanto en invierno como en verano. 

Tampoco podemos olvidar que un aislamiento térmico también puede ejercer de aislante acústico según las características de los materiales escogidos, y esto incrementa la comodidad de los habitantes de la casa.

La importancia del aislante térmico para techos

El aire caliente pesa menos y sube, lo que hace que los sistemas de calefacción incrementen sobre todo la temperatura de la parte más alta de la casa. Es por esta razón por la que debemos tener en cuenta los materiales que se utilizan como aislamiento térmico del techo, siendo estos resistentes a las altas temperaturas.

Por otro lado, si el techo no está bien aislado, el calor puede escapar, no solo por las paredes, lo que hace que se gaste más en las facturas de la calefacción (también podemos hablar de los sistemas de climatización en verano).

Los aislantes térmicos, independientemente del material que utilicemos, tienen muchas ventajas frente a los inconvenientes de vivir en una casa con deficiencia de aislamiento térmico. Para evitar las humedades y conseguir un mayor ahorro en las facturas energéticas, lo ideal es contar con una casa totalmente aislada.

Además de tener en cuenta los materiales para el aislante térmico para techos, paredes o suelos, no dejes de lado las ventanas y las puertas. Un aislamiento total en las puertas y las ventanas de tu casa conseguirá los mejores resultados. 

Materiales que se utilizan como aislamiento térmico de techos

Como hemos mencionado anteriormente, en función de las características de la casa, escogeremos unos materiales en concreto para el aislamiento térmico de la misma. En el caso de los techos, en función del tipo de techo, será mejor utilizar unos materiales u otros.

Techos de chapa

Para techos de este tipo, lo ideal es utilizar materiales como la lana de roca o el poliuretano expandido, ambos son materiales bastante habituales en cuanto a aislamiento térmico. Otro tipo de aislante que se puede utilizar para estos techos son las placas de telgopor.

Techos de losa

Para este tipo de techos podemos utilizar dos tipos de aislamientos, uno externo y otro interno. Para el aislamiento interno se instala un falso techo para sujetar el material aislante.  Este material aislante puede ser lana de vidrio, termocol, fibra de vidrio o espuma de caucho. 

Para el aislamiento externo de los techos de losa se aplica un recubrimiento de membranas, que se encargan de refractar el calor.

Techos de madera con tejas

El polietileno junto con el aluminio son materiales que podemos utilizar como aislante térmico para techos. Otra opción para este tipo de techos puede ser crear burbujas de aire con una doble capa de aluminio. 

Sobre la técnica de las burbujas de aire, cuanto mayor sea, mayor será también la capacidad aislante.

Si quieres hacer una reforma para mejorar el aislante térmico para techos o para cualquier otra zona de tu casa, no dejes de ponerte en contacto con Jofmar. Te asesoraremos y haremos un estudio de tu casa para saber cuál es el mejor material como aislamiento térmico.

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *