A la hora de hacer una reforma hay mil y un puntos que tener en cuenta, desde materiales, calidades, que empresa elegir…. en ocasiones pasamos por alto un punto muy importante, especialmente si vamos a hacer cambios en un piso.

Pocas veces nos paramos a pensar cuál es el mejor sistema de calefacción, o si podemos cambiar el sistema de calefacción de nuestra vivienda por uno más eficiente.

En este post, os contamos qué tipos de calefacción más frecuentes nos podemos encontrar en una vivienda y sus diferentes características.

¿Qué calefacción puedo instalar en mi piso?

La decisión sobre qué sistema emplear para calentar nuestra vivienda es una decisión importante que afectará a  nuestro bolsillo, tanto en el momento de acometer el cambio o renovación, como a la hora de pagar las facturas.

Es muy habitual que no tengamos total libertad para cambiar el sistema de calefacción de la vivienda debido a la regulación comunitaria, pero en la mayoría de casos, al tener un contador individual, podremos elegir diferentes métodos:

1- Gas natural

La calefacción de gas natural funciona con una caldera que se encarga de distribuir la energía a través de agua caliente para repartirla por los diferentes radiadores de la casa.

Este tipo de instalación es barata en cuanto a coste de la materia prima, pero requiere un mayor número de revisiones y un mantenimiento más exhaustivo

sistema de calefacción piso
Instalación de una caldera de gas natural en un piso

Es una buena opción para pisos de tamaño medio y grandes que quieran dejar de utilizar otros sistemas de calefacción más habituales.

Cada vez goza de mayor aceptación ya que es más seguro que la utilización de gas butano y propano.

2- Calefacción eléctrica.

Tiene un funcionamiento similar a la caldera de gas natural, solo que en este caso, se utiliza una resistencia, que en acción con la corriente eléctrica, se encargará de generar el calor para posteriormente distribuirlo por los radiadores de la vivienda.

Al no manejarse un elemento como el gas, su instalación y mantenimiento es mucho más sencillo.

Su principal inconveniente sería que cuenta con un menor poder calorífico con lo que su utilización en viviendas grandes y medianas no es recomendable, siendo una opción muy válida para pisos pequeños, y apartamentos.

Si se decide a utilizar este sistema, habrá que vigilar el consumo, ya que no es un sistema de calefacción tan eficiente como otros.

3- Calefacción de Gasoil.

Tiene como elemento central una caldera donde se produce la combustión que calienta agua que se distribuirá por las diferentes tuberías hasta llegar a todos los radiadores.

Dentro de los sistemas de calefacción con caldera es el más eficiente y el que cuenta con un menor coste de materia prima.

funcionamiento caldera gasoil
explicación de cómo funciona una caldera de gasoil

Su uso no está tan extendido como ocurre a otros tipos de calefacción, y suele concentrarse en aquellos lugares donde no hay accesos directo a las redes de gas natural (como por ejemplo en municipios pequeños), y en lugares con climas fríos y húmedos donde deciden optar por una mayor eficiencia.

Uno de sus principales inconvenientes, es que necesitaremos contar con un depósito donde almacenar el combustible, perdiendo parte de la superficie útil de la vivienda, por lo que no será recomendable en pisos pequeños. Además, requerirá de al menos una limpieza anual para eliminar loa residuos de la combustión que se generan.

4- Radiadores eléctricos.

No requieren ningún tipo de instalación y se puede regular a diferentes temperaturas. Si no se encuentran fijados a la pared, se pueden cambiar de habitación para optimizar su utilización.

A pesar de que en un principio pueden sacarnos de algún apuro, a largo plazo son muy caros, ya que consumen mucha electricidad

Sólo son recomendables en aquel tipo de vivienda en la que no vive nadie de manera habitual. Son muy útiles cuando en una casa de pueblo no tenemos una caldera pero si electricidad, pero no serían la opción más acertada para calentar un piso de manera permanente.

Consejos para elegir el mejor sistema de calefacción para un piso.

Una vez comentadas las diferentes alternativas, no hay una opción que sea siempre mejor que otra, cada caso tiene sus circunstancias particulares, pero te recomendamos tener en cuenta los siguientes consejos a la hora de elegir entre los diferentes sistemas de calefacción.

  • No tener únicamente en cuenta el coste de la reforma o del cambio de sistema, sino la factura que pagaremos más adelante.
  • Tener en cuenta qué tipo de materia prima será más o menos cara en un futuro (precio del gas, de la electricidad, del gasoil etc…).
  • Hacer un estudio que mida la eficiencia energética actual de nuestra vivienda y comprobar que contamos con un buen aislamiento térmico.
  • No pasar por alto algunos factores como la orientación de la vivienda, el tamaño, y el tipo de clima más habitual en nuestra zona.

Nuestra recomendación siempre será consultar con un experto que pueda estudiar tu caso y ayudarte a elegir el mejor sistema para tu piso. Somos tu empresa de reformas de confianza.

No dudes en ponerte en contacto con nosotros

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *